viernes, 17 de diciembre de 2010

Comunícate, Alondra galáctica

dedicado a...


Teléfonos, ¿por qué siempre teléfonos?

En el abismo circunspecto de tus ojos
Algo opaco y transparente me llama...
Me llama... me llama...
Osvaldo me llama.

Como un pájaro sin luz,
Ha cortado tu servicio Edesur.

Un mar trepidante, ecléctico y gelatinoso
Chasquea sus impertinentes olas contra tus suaves curvas...
Halt! -exclamas con un forzado tono bávaro.
Impertérrita, pides que te recorra a menos de noventa.

Dime que no, pero si
Un día para mi mal viene a buscarme la parca, cantaré
Lucy in the sky with diamonds.
Cuando el plagio me inunda,
Eres el pedacito de leicaj que salva mis días.

Trémula pero valiente,
Inmutable frente al vacío existencial,
El vacío... el vacío... ¡el vacío que me comería!

Río porque ríes cuando me haces reír frente al Río, y
Niegas mil veces, pero prefieres mi risa a mi canto,
Alondra galáctica, búscame, te lo ruego.

Ya el eclipse del tiempo ha hablado;
Hemos recorrido un trecho.

El mejor momento está por venir, pero
Requiéreme, ¡re-quiéreme!
Mas no buscaré en tu alma por siempre.
Olvídame si no soy tu dedicación exclusiva,
Sube la prioridad que me das...

Ahora lo sé: debo vivir como alma Zen.


G.M.

No hay comentarios: