domingo, 6 de julio de 2008

Pensamientos profundos

Debes equilibrar tus hábitos alimenticios. Ya lo dice el refrán: desayuna como un mendigo, almuerza como un príncipe, merienda como un rey y cena como una bestia.

D. B.

1 comentario:

Flor dijo...

Shh!!

Que no lo escuche el doctor Cormillot!